La hacienda pulquera San Antonio Tochatlaco, es una experiencia única para conocer la historia y procesos de la bebida prehispánica “el Pulque”.

Hacienda Tlochatlaco

¿Alguna vez has visitado alguna hacienda pulquera? Esta es la experiencia que encuentras en la Hacienda Tochatlaco. Y es que, si no lo has hecho, te darás cuenta de que es una experiencia única y fascinante, donde parece que viajas en el tiempo y regresas al siglo XVIII. Hay quienes la han pasado a conocer y quedan fascinados por la historia que encuentras dentro de ella. Desde que fue adquirida por la familia Negrete a mediados del siglo XVIII y administrada por su yerno el señor Manuel Brasseti, se han encargado del desarrollo de la hacienda, pasando de ser rancho a como la conocemos hoy en día. La hacienda San Antonio Tochatlaco es una hacienda pulquera ubicada en los llanos de Apan, en el estado de Hidalgo, a unos 40 kilómetros de la ciudad de Pachuca.

Si eres de los amantes del Pulque, te vamos a contar un poco de la historia y el proceso de preparación de esta bebida prehispánica que puedes conocer en la Hacienda Tochatlaco. La industria pulquera viene de la explotación del maguey. Donde se tiene que plantar y cuidarla entre 10 o 16 años, una vez que el maguey es adulto, el tlachiquero, comienza a raspar el maguey para recolectar el aguamiel. Normalmente el tlachiquero deja un día entero el maguey llorando, ya al día siguiente pasa y recolecta el aguamiel. Una vez que pasa este proceso el tlachiquero se dirige a la hacienda para entregar su producto.

Ya en la Hacienda un mayordomo se encarga de la revisión de la pureza del aguamiel, para posteriormente depositarla en un tinacal. Después de una fermentación de 6 días, ya puedes obtener el pulque, el cual es una bebida de entre 3 y 6 grados de alcohol. Cualquiera pensaría que es un proceso fácil, sin embargo, no hay nada como conocerlo en primera persona para que, al terminar, puedas tomarte una rica jarra de pulque con tus seres queridos.

El auge de las haciendas pulqueras fue en el porfiriato, ya que el presidente, introdujo un tren pulquero, donde Manuel Brasseti fue promotor, el ferrocarril pasa por los terrenos de la hacienda en el Rancho las Ánimas. Gracias a esta innovación el pulque llega a los grandes mercados del país, como la Ciudad de México. En esta época, la de mayor esplendor del pulque, se producían unos 200 barriles diarios, unos 40 mil litros al día, que se comercializaba a través de la Sociedad Expendedora de Pulque. Hoy en día una de las pulquerías que tiene como propiedad la hacienda en la ciudad de México lleva el nombre de “Pulques finos Tochatlaco”.

Después de esta gran historia del pulque y la Hacienda Tochatlaco, no olvides pasar a visitarla, el primer sábado de cada mes abren sus puertas sin previa cita. Pero si quieres una guía personalizada te puedes contactar al teléfono 5555-05-44-96 o al correo contacto@tochatlaco.com la hacienda cuenta con servicios para eventos, museo, hospedaje y una hermosa capilla.


Pamela Oropeza

Co-fundador de Traviare: Pueblos Mágicos México

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *